1.BIOGRAFÍA DEL AUTOR


Ovide Decroly nació el 23 de julio de 1871 en la población belga de Renaix. Durante toda su infancia desempeñó muchos trabajos manuales junto con una formación musical que le serían de gran ayuda en el desarrollo de su personalidad. Estudió medicina en la Universidad de Gante, donde se especializó en psiquiatría. Gracias a su éxito profesional tuvo la posibilidad de conseguir una beca para estudiar en universidades con prestigiosos profesores.
Años más tarde, trabajaría como profesor en la Universidad de Bruselas, donde colaboró en la idea de crear una institución para el cuidado de deficientes mentales, procedentes de familias de clase media. La llevó a cabo en 1901 bajo el nombre de "Instituto Decroly", reconocido como el primer centro experimental de psicología en Bélgica. Allí trabajó junto a Julie de Gant, Eugéne Monchamp y su mujer, Jadot Decroly, atendiendo, enseñando y observando la evolución de niños con déficits sensoriales y retrasos mentales. Estos estudios le permitieron crear principios educativos que se pudieron aplicar más tarde a niños psíquicamente normales.
El hecho de que fuera nombrado inspector médico de las escuelas especiales de Bruselas, propició su introducción en los problemas de la educación. Posteriormente, en 1907, fundó la famosa École de l'Ermitage en Bruselas que se convirtió en el principal centro de difusión de las ideas y la práctica educativa decroliana.
Más tarde desempeñó el cargo de profesor en diferentes universidades (Universidad de Bruselas; Escuela Normal; Instituto Buls-Tempel), también fue director del Servicio de Orientación Profesional, así como presidente en el Hogar de huérfanos y de la sección belga de la Liga Internacional de Escuela Nueva. Otros de sus trabajos fueron jefe de servicio de la Policlínica y Jefe de sección de Psicología en el Instituto de Altos Estudios.
En 1932, a la edad de sesenta y un años, Ovide Decroly falleció tras una enfermedad que no consiguió retirarle de su carrera profesional.

2.PRINCIPALES OBRAS DEL AUTOR

Entre los casi 400 escritos atribuidos a Ovide Decroly, consideramos las siguientes obras las más importantes:
  • Desarrollo del lenguaje medida de la inteligencia en los niños”, escrita en 1907.
  • “Hechos de la psicología individual y la psicología experimental”, escrita en 1908.
  • En 1915, escribe “El tratamiento y educación de los niños deficientes”.
  • En el año 1923, “Función de globalización”
  • “Libertad y educación”, escrito en 1925.
  • Dos años después realiza su obra “Evolución de la afectividad”.
  • Por último, cabe destacar “La práctica de los test de inteligencia”, en 1928.


Es preciso destacar la posible inexactitud de las cifras que se manejan en cuanto a la bibliografía de Decroly, puesto que muchos escritos atribuidos a su persona podrían estar escritos por otros autores.

3.PENSAMIENTO PEDAGÓGICO

En el cambio del siglo XIX al siglo XX, tiene lugar el Movimiento de renovación pedagógica de la Escuela Nueva, a partir de 1889, con la fundación del Bureau International des Écoles Nouvelles, cuyas principales características son el rechazo al formalismo o intelectualismo, la preocupación por los intereses y necesidades globales del niño y el respeto a la individualidad del educando o el principio de actividad.
En su obra, Decroly queda claramente influenciado por autores previos a su método, como Pestalozzi, que proponía una enseñanza basada en el amor y en unos saberes que se traducen, en gran parte, en realizaciones manuales. Gracias a éste, se Decroly se aproximó mucho más al niño real. También destaca la influencia de Froëbel con respecto al valor educativo atribuido al juego.
Autores posteriores como Dewey influyeron en Decroly a la hora de respetar la autonomía de los alumnos, sometiendo la escuela a sus intereses. Cabe destacar, la influencia de Montessori en relación a los niños con un desarrollo mental más lento:

“Partiendo del mismo punto de vista que M. Montessori, declara, en efecto, que entre los niños normales y los anormales no hay diferencia de calidad, de naturaleza. Las mismas leyes psicológicas son valederas en los dos casos, pero en uno de ellos el desarrollo mental está generalmente retardado; todos los progresos son extraordinariamente lentos, de suerte que se ven aparecer en él unos estados que no pueden advertirse, por la rapidez con que transcurren, en el estudio psicológico del desarrollo normal (O. Decroly y J. Degand, “Quelques considérations sur la psychologie et la pédagogie de la lectura”, Revue Scientifique, París, 9-10, 1906, pp. 261-4 y 293-6)”.

3.1.- EL MÉTODO DECROLY


El Método Decroly consta de cuatro principios básicos:
1) Principio dominante de respeto al niño “Escuela por la vida y para la vida”

Cuyo objetivo era adaptar al individuo a la vida social y que el propio medio constituyese un recurso para la formación del niño.
2) Principio de libertad

Con este se respetaba la autonomía del alumno, sus intereses y tendencias naturales, a los cuales se inclinaba la escuela y labor del maestro.

3) Principio de individualización

Para lograr la libertad del sujeto, cada alumno será sometido a una actividad personal, directa y diferenciada adaptada a sus aptitudes e intereses.
4) Principio de actividad
Que sostiene que hay que provocar un trabajo constante en el individuo.
Las aportaciones metodológicas del Dr. Decroly en el ámbito educativo son las siguientes:
  • La función de globalización.
Según las teorías antecesoras al Método Decroly, es decir, la pedagogía clásica, la idea general se alcanza mediante la asociación de percepciones simples adquiridas con anterioridad. El Dr. Decroly rompe con esta concepción, y sostiene que hasta los seis o siete años de edad, se trata de un pensamiento global y poco preciso (función de globalización), facultades que se irían desarrollando hasta alcanzar un pensamiento elaborado y concreto, que incorpora esquemas mentales complejos.
Con la función de globalización, el autor pretende explicar cómo las percepciones se encuentran fuertemente relacionadas con las funciones mentales superiores (inteligencia, voluntad y conciencia), es decir, los mecanismos mentales no se producen de forma aislada.

  • El método ideo-visual o método global de lectura.
El método ideo-visual o método global de lectura, es una de las propuestas más innovadoras de Decroly, lo que suscitó una gran cantidad de críticas de los pensadores de su época.
Este método da prioridad a la función visual sobre la auditiva, situando al niño frente a la frase completa escrita, con toda su complejidad, significación y sentido, y no solo ante las letras y sus sonidos. Se trata de frases surgidas de su vida cotidiana, lo que levanta mayor interés en los educandos. A grandes rasgos, el procedimiento de enseñanza en la lecto-escritura consiste en la reproducción de la frase citada anteriormente, de forma oral y escrita, que los educandos procesarán de la siguiente manera:
  1. Memorización de la frase.
  2. Análisis de cada palabra.
  3. Descubrimiento de las sílabas, los sonidos y las combinaciones.
  4. Lectura silenciosa.
  5. Estudio deductivo.
Influenciado por Froëbel, este proceso queda favorecido mediante la incorporación de juegos que refuerzan la memoria visual.
  • Programa de ideas asociadas y los centros de interés.
Este programa, basado fundamentalmente en la psicología infantil, pretende cubrir las necesidades esenciales del niño, tanto individuales como sociales, con lo que se le prepara para afrontar las peculiaridades que pueda depararle la vida. Este programa podía llevarse a la práctica a partir de los tres o cuatro años de edad.

Se considera que para aprovechar este programa, existen dos competencias básicas que los alumnos deben de desarrollar: la primera, el conocimiento de sí mismos y, la segunda, el conocimiento de las condiciones del medio natural y humano en el que viven.
Respecto a la primera, es decir al conocimiento de las condiciones del medio natural y humano, Decroly distingue cuatro necesidades básicas y primordiales:
a) Alimentarseb) Luchar contra las intemperiesc) Defenderse contra los peligros y accidentes diversosd) Actuar y trabajar solidariamente, de la renovación constante, de asociación y de ayuda mutua.En este contexto de los programas de ideas asociadas, encontramos los llamados “Centros de interés” que son una concentración de los contenidos escolares en torno a una idea central para evitar la atomización y la dispersión de los saberes escolares.“El objetivo de Decroly era crear un vínculo común entre todas las materias, hacerlas converger o divergir en un mismo centro; es al niño hacia el que todo se dirige, es del niño del que todo se irradia […], el interés del niño, que es la palanca por excelencia (Decroly y Boon, 1968, p.58)”. Nota1 al final del textoLas cuatro necesidades primordiales citadas anteriormente constituirían cuatro grandes centros de interés de un programa de ideas asociadas.Decroly pondrá énfasis en el seguimiento de un ciclo de operaciones de una actividad mental sintética, en el uso de tres tipos de ejercicios:1er tipo: ejercicios de observación: ésta constituye la base racional de los ejercicios que se realizarán más tarde. Su finalidad es la interacción de los sentidos del niño con la experiencia, los objetos, los acontecimientos… Decroly destacará la importancia de la naturaleza en el ámbito escolar (plantas, animales, semillas…).2º tipo: ejercicios de asociación: posterior a la observación. Las ideas inmediatas se relacionan con otras adquiridas por experiencia. Después, por medio de esta asociación de ideas, se produce el razonamiento de conceptos abstractos. Aquí, el contacto directo con la realidad no es indispensable.3º tipo: ejercicios de expresión: se dan después y durante la observación y la asociación. Al dar lugar a la expresión, destacan la lectura y la escritura, pues éstas sólo tienen sentido cuando existe la necesidad de comunicarse debido a la rica experiencia, pues se quiere compartir. Decroly dará una gran importancia a los trabajos manuales y artísticos.

  • Los juegos educativos, la ambientación de clase y el medio social.
Decroly destaca la importancia de la presencia de juegos en la escuela. Las manipulaciones al realizar los juegos, desarrollan en los niños los esquemas de pensamiento simbólico. Favorecen la enseñanza activa y promueven el interés.
Este autor, fue el precursor de la renovación de la enseñanza en educación infantil y de los niños con diversidad funcional mediante dichos juegos.
En cuanto al ambiente de clase, estará constituido por una gran cantidad de material diverso, la mayoría fruto del coleccionismo del niño, pues cualquier material puede ser didáctico. Este material será aquel utilizado para jugar, es decir, para observar, asociar y expresar.
Y en relación al medio social, la escuela se erigirá como una sociedad adulta. Cada niño tendrá una libertad y unas responsabilidades ante sus compañeros y profesores. Todo orientado a la representación de la vida real.

4.INICIATIVA EDUCATIVA/ESCUELA/INSTITUCIÓN...CREADA

La práctica de las ideas decrolianas cobró mayor fuerza en la Segunda República. Previamente, apareció L´Escola del Bosc en Barcelona fundada en 1914 por Rosa Sensat que se asentaba fundamentalmente en las ideas de Decroly. Otra de las escuelas que surgió en Barcelona y que seguía el ideal decroliano fue L´Escola d´Estiu, prohibida por la Dictadura de Primo de Rivera en 1924, aunque fue reinstaurada en 1930.

Tras la Guerra Civil se produce un retroceso a la escuela decimonónica tradicional debido a la dictadura franquista. Los idealistas eran en su mayoría sancionados, como Rosa Sensat, que fue jubilada forzosamente. Hasta los años 50 no se podrá volver a hablar de la Escuela Nueva.

Decroly fue un crítico con la escuela tradicional:
He aquí en pocas palabras lo que especialmente les reprochamos:
1º Ninguna o excesivamente poca cohesión entre las diversas actividades del niño.
2º Materias escasamente relacionadas con sus intereses fundamentales y su evolución.
3º División de las ramas de estudio sin tener en cuenta el proceso del pensamiento infantil.
4º En la mayor parte de estas ramas muchas materias sobrepasan para la mayoría de los niños su capacidad de asimilación y memoria.
5º Programas que favorecen las materias susceptibles de ser enseñadas con métodos verbales.
6º Ejercicios que no ofrecen suficientes ocasiones a la actividad personal espontánea del niño.” Nota 2 al final del texto.

La Escuela Renovada se fundamenta en la preocupación por la educación juvenil ya que ese es el momento en el que se pueden renovar los valores.

L’ École de l’Emitage fue creado a modo de escuela experimental más que como una escuela modelo, ya que sometía el programa a numerosos cambios acordes a la evolución de la sociedad.

Concebía la escuela como un lugar en el que el niño puede observar su entorno y donde recibían una educación de cultura general hasta los quince años. Decroly tiene la utopía de abolir por completo las ideas actuales en materia de emplazamiento y construcción de los edificios escolares. Cree que sería necesario derrumbar los edificios del momento y edificarlos en emplazamientos más adecuados. Esta sería una de las medidas "alcanzables" propuestas por el autor, por ello el lema de Decroly es “La escuela es por la vida y para la vida”.

La composición de las aulas se caracteriza por admitir a alumnos de edades comprendidas entre cuatro y quince años, de ambos sexos y dispuestos en pequeños talleres o laboratorios.

Los profesores han de ser activos e inteligentes además de tener la capacidad de observación e imaginación, debe también tener afición por los estudios psicológicos y científicos. Deben tener estas cualidades ya que uno d ellos ideales decrolianos es la empatía con el niño y la capacidad de este de observar y razonar sobre la naturaleza.

La constitución del aula debe estar conformada por grupos homogéneos de no más de 20-25 alumnos. Esta homogeneidad se entiende así ya que Decroly diferenciaba las dificultades que presentaban algunos alumnos (atrasados o anormales), es decir, crear departamentos de atención a la diversidad. Estos deben conformar grupos de entre 10-15(si hay suficientes) en una clase a fin de que recobren pronto su puesto y para estimular sus aptitudes.

En cuanto al currículo se hace una separación entre las clases matinales y vespertinas:
- En las matinales se realizarán las actividades de técnica de lenguaje hablado y escrito y cálculo, también lenguaje mediante juegos y trabajos manuales, ejercicio físico, canto, observación... Para Decroly el juego era un punto muy importante ya que es una función de preparación y de anticipación, esto quiere decir que enseña al sujeto a prepararse ante diversas situaciones. Además, algunas mañanas se realizarán excursiones (pesca, visita a fábricas, museos…)
- En las vespertinas los alumnos realizarán trabajos manuales y lenguas extranjeras.

En todo momento el profesor genera su actividad docente por el interés y la motivación del niño.

La participación de las familias es crucial para el buen desarrollo del alumno. Se les informará sobre el método y se les pedirá que comprendan y ayuden al niño. Aun así, también se intentará que el niño comprenda lo que hace y las disciplinas que le animan a seguir además de alentarle a la interacción con los compañeros y el personal docente.

Junto con todo esto el profesor deberá realizar actividades que inciten a los alumnos a proponer temas para que los debatan lo que supondrá una ayuda para desarrollar la iniciativa, la confianza y la solidaridad.

Todo esto desemboca en un aprendizaje activo por parte del alumno al que se le enseña el cuidado y el respecto por el material del aula y a ver las actitudes y aptitudes tanto suyas como las del resto de sus compañeros y así valorarlas.

En cuanto a la programación de las lecciones, podemos dividirlo en dos:
  1. El niño y sus necesidades: Alimentación, necesidad de luchar contra las inclemencias, defensa contra los peligros, el trabajo solidario.
  2. El medio ambiente: Los animales, las plantas, la tierra, los astros, la familia, la escuela y la sociedad.


Nota 1] Carmen Sanchidrián; Julio Ruiz Berrio (2010) “Historia y perspectiva actual de la educación”, Barcelona, pp.236.
Nota 2] Decroly, O. (2006) “La función de globalización y la enseñanza y otros ensayos” Artículo Revista Pedagógica , Madrid. Pp.197